Si tienes niños pequeños es probable que les hayan recetado alguna vez un jarabe de antibiótico o se lo recetarán. Estos antibióticos en jarabe tienen unas pautas para preparar, administrar y conservar que debes conocer. No te vaya a pasar como a mi amiga Bibi que, la primera vez que tuvo que dar uno a su hijo, nadie se aseguró de que entendiera bien cómo hacerlo. Y os aseguro que cuando me comentó lo que estaba haciendo no daba crédito:

– Pills, tengo verdaderos problemas para disolver los polvitos del jarabe de antibiótico en la cuchara dosificadora.
– A ver, Bibi. No acabo de entenderlo, ¿cómo que disolver en la cuchara?.
– Sí, lleno la cuchara de polvo, añado un poco de agua y mezclo ayudándome de otra cuchara antes de dárselo al niño.
– ¿Pero es que nadie se aseguró de que supieras cómo debías de hacerlo?. Aunque tarde, déjame que te dé unas explicaciones:

 

ANTIBIOTICOS EN JARABE

Dispositivos de dosificación de jarabes

¿Cómo se Preparan los Antibióticos en Jarabe?

La mayoría de antibióticos en jarabe debes prepararlos (reconstituirlos, se llama) antes de su utilización. Normalmente dentro del frasco se encuentran los polvos a los que debes añadir agua, pudiéndote encontrar con dos posibilidades que se indicarán en el prospecto:

  1. Llenar la jeringa dosificadora con la cantidad indicada de agua en el prospecto y añadirla al frasco del jarabe.
  2. Enrasar el líquido hasta la marca que muestra el frasco. Para ello es importante que añadas agua POR DEBAJO DE ESA MARCA, agites y después sigas añadiendo agua hasta enrasar. Si desde el principio añades agua hasta la marca, al agitar corres el riesgo de quedarte por encima y diluir el jarabe.

En ambos casos debes invertir y agitar el frasco para desprender los polvos antes de añadirles el agua y agitar después para que los polvos se disuelvan correctamente.

¿Con qué Agua se Preparan?

Aquí utilicemos el sentido común: para la preparación de los antibióticos en jarabe, utiliza la misma agua que le das para beber o preparar su biberón. Si utilizas agua embotellada, prepara el jarabe con ella y si por el contrario utilizas agua del grifo, no tengas ningún reparo en usarla.

¿Dónde Guardar el Jarabe una vez Preparado?

Esta información va siempre perfectamente indicada en la caja del medicamento. Es importante que cumplas con este requisito para que el jarabe no pierda sus propiedades.

Algunos, como el Augmentine, deben ser conservados en la nevera entre 2 y 8ºC. Otros, como las amoxicilinas, los puedes conservar a temperatura ambiente.

¿Cómo Medir la Cantidad de Jarabe?

Este es para mí uno de los puntos más importantes: la cuchara es muy inexacta para pautar el jarabe y puede llevar a sobredosificaciones o dosis insuficientes. Pongo un ejemplo: El aumenten incluye 1 cuchara con dos marcas, una para 2,5ml y otra para 5ml. Si tuvieras que dar a tu hijo 3,5ml ¿qué haces, mides entre una y otra marca?. Y por supuesto, nunca utilices las cucharas del menaje casero que, como puedes ver en la foto, pueden inducir a grandes errores: 

CUCHARAS DOSIFICADORAS

La medición de líquidos con cucharas induce a error

 

El médico indica la cantidad que debes dar de jarabe en mililitros (ml) y debes medirlo con una jeringa dosificadora o dispositivos de medición que van incluidos en el jarabe.

Y recuerda: siempre debes agitarlo antes de medir la dosis correspondiente.

¿Cuándo se dan los Antibióticos en Jarabe?

Las pautas de los antibióticos en jarabe, ya sean una vez al día, dos o tres, debes cumplirlas escrupulosamente, ya que es lo que permite mantener unos niveles adecuados y eficaces.

Las indicaciones te las darán por horas: cada 8, 12 o 24 horas y el error más frecuente es “trasladar” esos intervalos a las comidas. Así, en pautas de 8 horas es común que pienses en desayuno, comida y cena, sin respetar el intervalo de horas indicado.

El antibiótico es eficaz en la medida que mantiene unos niveles mínimos en nuestro organismo que le permiten eliminar y evitar la proliferación de las bacterias causantes de la infección. Si incumples este intervalo horario, es posible que durante algunas horas estos niveles de antibiótico sean insuficientes y no se actúe adecuadamente restando eficacia al tratamiento y favoreciendo la aparición de resistencias a los mismos.

Sobre el cuándo dar los jarabes hay otro punto importante: su relación con los alimentos. Algunos antibióticos debes darlos en ayunas (Augmentine, por ejemplo), mientras que en otros es recomendable la presencia de alimento en el estómago y en otros es indiferente (Amoxicilina).  Todo ello lo puedes leer en este otro artículo.

¿Qué Hacer con el Jarabe que Sobra?

Una vez terminado el tratamiento, tanto si te ha sobrado o no jarabe, debes llevarlo al Punto Sigre de tu farmacia. No debes tirarlo a la basura ni por el desagüe, es una buena forma de proteger el medioambiente.

 

JARABES DE ANTOBIOTICO

 

P.D.: Este post está inspirado en un magnífico tuit de mi admirada compañera @LauraGandiaCerd, en el que enumeraba las indicaciones, que desde la farmacia, debíamos de hacer cuando dispensábamos un jarabe de antibiótico.