Si por prevenir el cáncer de mama entendemos evitar absolutamente la posibilidad de padecerlo, tenemos que admitir que no es posible. Ahora bien, si que podemos minimizar el riesgo de sufrirlo. Mi amiga Dolo realiza puntualmente sus revisiones periódicas, pero el hecho de que una amiga haya sido recientemente diagnosticada ha despertado en ella la inquietud de saber si puede hacer algo para reducir el riesgo de cáncer de mama.

– Pills, sabes que hago mis revisiones periódicas de mama en el ginecólogo, pero me gustaría hacer todo lo posible para prevenir padecer el cáncer de mama.
– Has de saber Dolo que 
circunstancias como son los antecedentes, la raza o la tipología de la mama entre otros, son factores de riesgo sobre los que no podemos actuar.
– Cuento con ello, Pills. Sin embargo, tiene que haber algo que podamos hacer para disminuir nuestro riesgo.
– Así es Dolo. Hay determinados factores de riesgo que está en nuestra mano evitar, como es el alcohol y la obesidad, y otros factores protectores que podemos potenciar, como el ejercicio. Estos factores tienen relación sobre las concentraciones de estrógeno que como sabes afectan negativamente sobre determinados cánceres de mama.

.

prevenir el cáncer de mama

.

Evitar el Sobrepeso

Tras la menopausia nuestros ovarios dejan de producir hormonas, es entonces el tejido adiposo la fuente más importante de estrógenos. Las mujeres con sobrepeso u obesas tienen más tejido adiposo y por tanto sus concentraciones de estrógeno son más elevadas, lo que conduce posiblemente a un crecimiento más rápido de tumores de mama estrógeno dependientes.

En un estudio publicado en The Lancet, Danaei y colaboradores (Danaei et al., 2005) concluyen que el 21% de todas las muertes por cáncer de mama registradas en el mundo son atribuibles al consumo de alcohol, el sobrepeso y la obesidad, así como la falta de actividad física. De todos ellos, el factor más importante fue el sobrepeso y la obesidad. 

Realizar Ejercicio Regularmente

Que el ejercicio, sobre todo moderado, es una de las mejores inversiones que podemos hacer en salud, nadie lo pone en duda. Pues bien, ese beneficio podemos trasladarlo también, según la Sociedad Americana Contra el Cáncer, a reducir nuestro riesgo de padecer cáncer de mama. Para ello recomienda a través de sus guías, la realización regular de ejercicio.

Se  ha demostrado  que las mujeres post menopáusicas  que realizan ejercicio disminuyen su riesgo de padecer cáncer de mama. El ejercicio debe practicarse de forma constante y no debe ser extenuante.

El ejercicio además de ayudarnos a mantener un peso apropiado, disminuye nuestros niveles de estrógeno en sangre, contribuyendo ambos factores a reducir nuestro riesgo.

Embarazo Temprano

En el embarazo las células de la mama maduran para poder producir leche y parece ser que estas mamas con células más diferenciadas tienen mayor resistencia a evolucionar a células cancerosas. 

En algunos cáncer de mama tiene una gran influencia la edad en la que se produce el primer embarazo. De modo que el riesgo de cáncer de mama aumenta conforme aumenta la edad a la que se tiene el primer embarazo completo.

Del mismo modo, el riesgo de cáncer de seno disminuye con el número de hijos nacidos. Las mujeres que han dado a luz a cinco o más hijos presentan la mitad del riesgo que las mujeres que nunca dieron a luz.

El embarazo reduce el número de ciclos menstruales en la vida de la mujer. Además, durante el embarazo las concentraciones de estrógeno son más bajas y esta disminución en el tiempo en el que el tejido de la mama se expone al estrógeno puede ayudar minimizar tu riesgo de cáncer de pecho.

Lactancia

Según algunos estudios, dar el pecho a tu bebé por tiempo prolongado (al menos 1 año) puede disminuir el riesgo de cáncer de mama, de tal forma que a mayor tiempo de lactancia, mayor protección.

Al igual que pasaba con el embarazo, durante la lactancia se disminuyen las concentraciones de estrógenos y las células de la mama han madurado para producir leche, siendo ambos factores protectores frente al cáncer de mama.

Evitar Tratamiento Hormonal Sustitutivo en la Menopausia

Hasta hace muy poco, se trataban los síntomas de la menopausia (sofocos, sequedad vaginal…) con terapia hormonal sustitutiva, fundamentalmente con combinaciones de estrógenos y progestágenos.

Esta práctica está totalmente desaconsejada, salvo síntomas severos, ya que el riesgo de cáncer de mama se ve aumentado por cada año que se mantiene el tratamiento hormonal.

En el caso de ser necesario, se deben utilizar las dosis más bajas durante el menor tiempo posible.

Evitar el Consumo de Alcohol

El consumo de alcohol ( de 2 a 5 bebidas alcohólicas al día) puede llegar a incrementar tu riesgo de cáncer de mama hasta 1,5 veces, ya que el alcohol también aumenta los niveles de estrógenos en sangre. 

Evitar el alcohol o consumirlo con moderación te regala vida y además recuerda que en mujeres, pequeñas cantidades de alcohol pueden dar positivo en un control de alcoholemia.

.

.

– Al final Pills, en gran medida es seguir una vida sana.
– Así es Dolo, ejercicio y ausencia de malos hábitos es una recomendación que siempre deberíamos tener presente. Y no te olvides de hacer tus autoexploraciones mamarias.
– Tranquila, Pills. La revisión anual con el ginecólogo junto a exploraciones mamarias todos los meses son cita fija en mi calendario.

.

.

canva-cancer