Muchas de nosotras hemos sufrido molestias vaginales tras la toma de antibióticos y es que los antibióticos pueden tener consecuencias negativas sobre nuestro bienestar íntimo. Los antibióticos, al igual que afectan a la flora intestinal, pueden alterar la flora vaginal y predisponernos a que desarrollemos infecciones en esta zona, algo que bien sabe mi amiga Marga. A Marga cada toma de antibiótico le cuesta una infección vaginal por hongos y viene buscando una solución.

– Da igual el antibiótico que tome, Pills. A los días siempre me aparece una infección por hongos. ¿No podría tomar otra cosa en lugar de antibiótico?.
– No, Marga. Si el médico ante una infección te receta un antibiótico, no hay otra opción que debamos considerar.
– ¿Y no hay nada que pueda hacer para evitarlo?.
– Ahí si que puedo ayudarte, Marga. Veamos primero las particularidades de la flora vaginal y cómo los antibióticos actúan sobre ella para entender cómo podemos disminuir las probabilidades de que desarrolles una infección por hongos tras tomar antibióticos.

 

 

¿Qué es la Flora Vaginal?

La flora o microbiota vaginal es el conjunto de microorganismos que habitan de forma natural en esa zona íntima femenina y que desarrollan una función protectora frente a posibles infecciones.

Al igual que ocurre en la flora intestinal, en la flora vaginal podemos encontrar bacterias beneficiosas y perjudiciales que se mantienen en equilibrio o estado de eubiosis.

La flora vaginal está compuesta, en una gran mayoría, por bacterias del género Lactobacillus. Estas bacterias confieren un medio ácido al ecosistema vaginal que impide el desarrollo de microorganismos patógenos causantes de infecciones u otras molestias vaginales.

Además de estas bacterias beneficiosas, en la flora vaginal podemos encontrar bacterias potencialmente patógenas y hongos, principalmente del género Cándida.

Este equilibrio de la flora vaginal puede alterarse por muchos factores, siendo la toma de antibióticos uno de los más frecuentes en cualquier etapa de la mujer.

 

 

¿Cómo actúan los Antibióticos sobre la Flora Vaginal?

Los antibióticos son sustancias que matan o inhiben el crecimiento de bacterias, pero no actúan sobre otros microorganismos como hongos o virus.

La acción de los antibióticos no es selectiva y aunque se puede conseguir cierta especificidad según la familia antibiótica elegida, hasta el momento no ha sido posible conseguir que un antibiótico actúe contra un solo tipo de bacterias o en un solo órgano.

Cuando tomamos un antibiótico para el tratamiento de una infección, esté o no relacionada con el sistema genitourunario, el antibiótico generará una alteración en la flora vaginal. El antibiótico además de actuar sobre las bacterias causantes de la infección lo hará también sobre los Lactobacillus allí presentes. 

Al disminuir la proporción de los Lactobacillus, el ecosistema vaginal queda expuesto a infecciones oportunistas. En este tiempo puede haber sobrecrecimiento de bacterias patógenas como Gardnerella (una de las bacterias que más comúnmente provoca vaginosis bacteriana) u hongos como Cándida (responsable de candidiasis vaginal).

Esto no quiere decir que el antibiótico produzca la infección, pero sí que puede crear las condiciones favorables para que esta se desarrolle. También es importante apuntar que el uso de antibióticos de amplio espectro, los tratamientos más largos y la combinación de varios antibióticos son los que causan mayores desequilibrios de la flora vaginal, tal y como ocurría con la flora intestinal.

¿Se pueden evitar los Efectos Nocivos de los Antibióticos sobre la Flora Vaginal?

Ante la necesidad de tomar un antibiótico, tenemos a nuestro alcance productos que nos pueden ayudar a evitar estos indeseados efectos que el antibiótico tiene sobre nuestra flora vaginal.

La toma de probióticos o su aplicación vía vaginal, tan pronto se comience el tratamiento antibiótico, ayuda a mantener el equilibrio o estado de eubiosis de nuestra flora vaginal, evitando la proliferación de agentes patógenos. Con ello, conseguiremos preservar nuestro bienestar íntimo previniendo el desarrollo de las infecciones más comunes como la vaginosis bacteriana o la candidiasis vaginal.

Y un último e importante apunte: la aplicación de yogur vía vaginal no es una práctica recomendada, tal y como ya te expliqué en este otro artículo.

 

Fuentes:
LWW: El microbioma vaginal y su relación con el comportamiento, la salud sexual y las enfermedades de transmisión sexual
Reid G, Dols J, Miller W. Targeting the vaginal microbiota with probiotics as a means to counteract infections.
ESELVIER: La microbiota vaginal: composición, papel protector, patología asociada y perspectivas terapéuticas