Sois muchos de vosotros los que estáis utilizando guantes para protegeros del contagio de COVID-19 cuando salís de casa, algo que entiendo perfectamente porque os da sensación de seguridad … Con las manos se toca, se saluda y se manipula todo tipo de objetos. Esto también las convierte en las principales portadoras de gérmenes, que pueden causar enfermedades infecciosas.

Entiendo que lleváis guantes porque dais por hecho que quizá toquéis algún objeto o superficie potencialmente infectada y que podría a su vez infectaros. Al llevar guantes, no lo tocáis con las manos y por lo tanto os sentís protegidos.

 

 

Lo primero que debéis saber es que el virus no penetra por la piel intacta. Es decir, que si tocáis un objeto infectado con las manos el virus no puede atravesar tu piel salvo que esta tenga una herida. El contagio se producirá si con esta mano te tocas la cara (boca, nariz u ojos).

Se calcula que como promedio nos tocamos la cara unas veinte veces cada hora, es decir, es un gesto que repetimos constantemente y la mayoría de veces de manera involuntaria. Un gesto que, en los tiempos que corren, es un potencial riesgo de contagio.

Es por ello que llevar guantes puede dar una sensación falsa de seguridad ya que percibes que tus manos están limpias, pero tus guantes no.

Quiero que pienses si en algún momento llevando los guantes te has rascado por ejemplo la nariz, te has subido las gafas o te has apartado el pelo de la cara. No estarías protegido si no los has limpiado previamente, igual que si no te hubieras lavado tus manos desnudas antes de hacerlo.

Voy a ponerte otro ejemplo. Quiero que pienses si, por ejemplo, con ellos puestos has contestado a un mensaje del WhatsApp. Luego llegas a casa, te quitas “correctamente” los guantes y vuelves a coger tu móvil, ese móvil que no has tenido la precaución de desinfectar tras tocarlo con los guantes. ¿Lo entiendes ahora?.

Por ello: no te obsesiones si no tienes guantes, hay otros recursos más necesarios. Lo importante es que, cuando por una estricta necesidad tengas que salir de casa, te laves las manos antes de salir y no te toques la cara en ningún momento ni utilices el móvil hasta que vuelvas a casa y puedas volver a lavarte las manos.

Piensa que, hoy por hoy, los guantes son un bien muy escaso y son realmente imprescindibles para todo el personal sanitario que está estrechamente conviviendo con pacientes con COVID-19. Hagamos un uso responsable de los recursos, piensa si tu tuvieras que ingresar en el hospital, si quisieras que te atendieran los profesionales sanitarios debidamente protegidos porque si ellos no lo están y quedan expuestos llegará un momento que no estarán para ayudarte cuando los necesites.

Sé solidario, quédate en casa y haz uso de los recursos con responsabilidad.